devolució acciones banco popular en Lexon Abogados

Intereses de demora en préstamos

Hoy vamos a hablar sobre los intereses de demora en préstamos, es decir, aquellos intereses que se pagan cuando te retrasas en el pago de tu hipoteca o de cualquier préstamo.

Lo primero que hay que saber y que además lo hemos comentado en otros artículos, es que es importante tener en cuenta que cuando te retrases en el pago de la hipoteca o del préstamo, casi siempre te van a cobrar además de los intereses de demora una comisión, por impago, de posiciones deudoras o de números rojos.

Es habitual encontrarte préstamos hipotecarios con intereses de demora al 15%, 18% e incluso 20% y en préstamos personales aún puede ser mayor. Estos intereses se según los Juzgados y Tribunales se consideran abusivos, ya que son tan excesivos que exceden de su finalidad que es indemnizar el efectivo retraso, exceden tanto que da lugar a un enriquecimiento injusto de una de las partes.

Y esa valoración de porque se considera que esos intereses exceden en mucho lo que pudiera ser indemnizar ese retraso, pues surge del análisis por parte de los Juzgados y Tribunales, de los intereses de todo el ordenamiento jurídico.

El art. 1108 del Código Civil, establece como interés de demora para el caso de que no exista pacto entre las partes el interés legal, que en la década anterior a la concertación del contrato oscilo entre el 3,75% y el 5,5%.

El nuevo párrafo tercero del art. 114 de la Ley Hipotecaria, añadido por la ley 1/2013, prevé que los intereses de demora de préstamos o créditos para la adquisición de vivienda habitual, garantizados con hipotecas constituidas sobre la misma vivienda, no podrán ser superiores a tres veces el interés legal del dinero y sólo podrán devengarse sobre el principal pendiente de pago.

El art. 20 de la Ley de Contrato de Seguro prevé como interés de demora para las compañías aseguradoras el consistente en incrementar en un 50% el tipo de interés legal, que pasados dos años no puede ser inferior al 20% anual.

El art.7 de la ley 37/2004,  por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, dispone un interés de demora de 7% por encima del interés del BCE, por lo que en los últimos 10 años, el interés previsto en este precepto legal ha variado entre el 7,75% y el 11,20% anual.

Por último, el interés judicial, a falta de pacto de las partes o de disposición especial de la ley, establece como interés de mora procesal el resultante de adicionar 2% al interés legal del dinero.

Ciertamente cada una de estas normas tiene su ámbito de aplicación, con sus peculiaridades, pero todas ellas tratan, en mayor o menor medida el problema de como indemnizar proporcionalmente al acreedor por el retraso en el cumplimiento del deudor, incentivando asimismo el cumplimiento en plazo, sin establecer un interés desproporcionado.

Una cláusula de interés de demora en torno a un 14% o más, no sería adecuada para garantizar la realización de los objetivos que las normas que establece un interés de demora en distintos campos de la contratación persiguen, e iría más allá de lo necesario para alcanzarlos, perjudicando desproporcionadamente al consumidor, en contra de las exigencias de la buena fe.

Declarada la nulidad de una cláusula en este caso de interés de demora (teniendo en cuenta que también puede declararse la nulidad de las comisiones, tal y como explicamos en el post sobre números rojos pues procedería restituirte todo lo que hayas pagado en concepto de intereses y comisiones, por lo que bueno conviene estar atentos.

Si crees que tu préstamo puede contener alguno de estos conceptos, no dudes en consultar sin compromiso en nuestro formulario de contacto.

Deja un comentario