El Tribunal Supremo resuelve que el Banco tiene que asumir todos los gastos de abogado y procurador

El pasado 17 de septiembre del 2020, el Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo concluyó que el banco tiene que asumir íntegramente las costas (gastos de abogado y procurador) en los litigios sobre cláusulas abusivas que gane el consumidor. 

Esta decisión viene en línea con la también reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 16 de Julio de 2020 sobre Gastos Hipotecarios y sobre la que ya hablamos en el artículo sobre gastos bancarios tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y que venía a decir que el Tribunal “se oponía a un régimen que permite que el consumidor cargue con una parte de las costas procesales en función del importe de las cantidades indebidamente pagadas que le son restituidas a raíz de la declaración de la nulidad de una cláusula contractual por tener carácter abusivo, dado que tal régimen crea un obstáculo significativo que puede disuadir a los consumidores de ejercer el derecho”.

En esta sentencia el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, ya reconocía que hacer cargar al consumidor con los gastos de su abogado y procurador podría suponer un obstáculo para que el consumidor reclamará las cláusulas abusivas de su préstamo hipotecario.

Por otro lado, en nuestra experiencia en los tribunales, el banco es consciente de ese obstáculo y sistemáticamente deniega cualquier reclamación extrajudicial que recibe para luego allanarse (conformarse) cuando recibe la demanda sin mayor discusión. La razón es evidente, muchos consumidores afectados, no quieren asumir ningún tipo de gasto, pero es importante que quede claro que desde ahora, será el banco en todo caso quien abone los gastos de abogado y procurador, por lo que el consumidor que quiera reclamar las cláusulas abusivas de su préstamo hipotecario, no tendrá que abonar nada de abogado y procurador.

En ese sentido y en este contexto, el Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo reconoció en su sentencia de 17 de septiembre de 2020 que:

 “si el consumidor tuviera que pagar íntegramente los gastos derivados de su defensa y representación, no se restablecería la situación de hecho y de derecho que se habría dado si no hubiera existido la cláusula abusiva y, por tanto, no quedaría indemne pese a contar a su favor con una norma procesal nacional cuya regla general le eximiría de esos gastos”.

Por otro lado el Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha considerado que si al banco no se le hace cargar con todos los gastos, “se produciría un efecto disuasorio inverso, pues no se disuadiría a los bancos de incluir las cláusulas abusivas en los préstamos hipotecarios, sino que se disuadiría a los consumidores de promover litigios por cantidades moderadas”.

Lo que viene a decir en resumidas cuentas el Tribunal Supremo, es que el tener que abonar el consumidor sus gastos de abogado y procurador, supondría que muchos consumidores no reclamarían sus cláusulas abusivas y por ese mismo motivo, las entidades bancarias no dejaría de incluir cláusulas abusivas en sus préstamos hipotecarios, ya que si el consumidor no les reclama por incluirlas, ellos tampoco las quitan.

Ahora por suerte es un debate ya zanjado puesto que tanto el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en su sentencia de 16 de Julio de 2020, como el Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo en su sentencia de 17 de septiembre de 2020, han concluido que el banco tiene que asumir íntegramente las costas (gastos de abogado y procurador) en los litigios sobre cláusulas abusivas que gane el consumidor. 

Si tiene un préstamo hipotecario y quiere que revisemos sin compromiso su caso no dude en contactar con nosotros rellenando el siguiente formulario:

Deja un comentario